El español tiene un hueco en las nuevas tecnologías.

0
Alberto Gómez Font
Lo usamos en cada momento de nuestra vida y en todas las situaciones imaginables. Sin embargo, pocas veces reflexionamos sobre la verdadera importancia del idioma.

Yaiza García López


Nuestra lengua, el español, es un idioma que nos une a más de 400 millones de personas y que merece que le dediquemos, al menos de vez en cuando, una atención más personalizada.

Para escuchar  la entrevista con Alberto Gómez Font*, hag clic aquí.
Por ello, son importantes iniciativas como el V Congreso Internacional de la Lengua Española, que iba a celebrarse en Chile y que tras el terremoto tuvo que ser, naturalmente, cancelado.
 
Sin embargo, y para mantener el espíritu de los debates que este congreso pensaba albergar, Radio Nederland habla con uno de los que iba a participar en los mismos, Alberto Gómez Font, coordinador general de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).
 
El español y las nuevas tecnologías
El principal reto al que se enfrenta la lengua española en el futuro es el de ganar importancia en el mundo de las nuevas tecnologías e Internet. Para Gómez Font, “el español ya tiene un hueco, falta crear más sitios web y volcar más información en nuestra lengua, para que tenga también en el panorama tecnológico la importancia que le corresponde como el idioma oficial que es en 21 países, incluyendo a EE.UU como un país hispano más”.
 
“No hay un español de América y otro de España”
La creación de una conciencia panhispánica es la nota predominante en los últimos años, esto aporta riqueza y multiplicidad. “Y es fundamental para mantener la unidad de la lengua, algo ya suficientemente arraigado pero que no hay que descuidar,” apunta Gómez Font.
 
“No tiene sentido hablar de un español de España y otro de América, porque ni siquiera dentro de sus fronteras la lengua es única. Tenemos una gran realidad, abstracta, con realizaciones locales; de hecho, no debemos olvidar, por ejemplo, el español de Filipinas, el del norte de Marruecos, el del Sahara, el de Guinea ecuatorial o el sefardí, que se mantiene en Europa del Este e Israel,” continúa el experto.
 
“No hay enemigos del idioma.”
El español no recibe ataques que frenen su desarrollo, son las nuevas situaciones y realidades a las que debe adaptarse las que desafían sus posibilidades. Según Gómez Font, “hay que reaccionar rápido y crear nuevos términos, por ejemplo para designar el lugar donde repostarán los coches eléctricos. O robarlos de otros idiomas, lo cual no es algo negativo que destruya la lengua o la haga menos pura, básicamente, porque nunca fue pura”.
 
“Todos somos responsables del avance de la lengua.”
Para concluir, Gómez Font añade que “los hispanohablantes debemos tener un buen conocimiento del idioma, primero para poder acceder a otros saberes, y después, para hacerlo progresar. Puede que a veces, por descuido, hagamos un uso incorrecto, por ejemplo, desde los medios de comunicación con giros demasiado ingleses o términos que sólo pretenden llamar la atención de los lectores, pero en general, la gente está concienciada de que merece la pena cuidar este bien común que es el español”.
 
* Alberto Gómez Font es coordinador general de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).
Fuente: Publicado el 3/03/2010 en RNW

No hay comentarios.: